Traductor / Translate

domingo, 16 de julio de 2017

Con flores a porfía.

Lunahuaná (Perú). Plaza de Armas e Iglesia Matriz de Santiago Apóstol
Lunahuaná (Perú). Plaza de Armas e Iglesia Matriz de Santiago Apóstol

Puede que la veas mejor si haces clic sobre la foto y luego pulsas F11.


El hermano Emilio —a quien todos llamábamos «El Elefante» por su enorme y recia humanidad— encabezaba la fila y entonaba con voz atronadora el «venid y vamos todos» que nosotros secundábamos con más ilusión que acierto dados los gallos propios de una edad en que la garganta aún no sabe si responder al niño o al adolescente.

Era mayo, entronizábamos una imagen de La Virgen que después sería sorteada entre todos los alumnos de la clase y, durante todo ese mes, ni un sólo día le faltarían flores frescas a María.

El Elefante era un navarro que para nosotros se convirtió en héroe y modelo a seguir. Todos los días, de madrugada, se bañaba en las aguas del río Tormes aunque para ello en pleno invierno hubiese de romper el hielo de la superficie y, cuando en El Congo comenzaron a matar misioneros, él se despidió de nosotros y se fue voluntario a aquel convulso país. Nunca volvió y, poco a poco, en voz baja y temblorosa, se fue extendiendo por los corrillos la leyenda o realidad de su martirio a manos de un grupo de antropófagos. El hermano Emilio fue, sin duda, una buena influencia para todos los que tuvimos el privilegio de conocerlo.

La imagen de aquel año aún preside la casa de mis padres en Béjar; fue la única vez que me tocó algo en un sorteo.

Pero, por cierto, ¿qué hago yo entre estas peladas montañas, primeros pavorosos bastiones de los Andes, pensando en esas cosas?


---oOo---


Texto tomado de: «Notas para un Borrador de Autobiografía Informal».
Autor: Miguel Arcángel de Vallejera y de Riofrío.



Venid y Vamos Todos.




© DERECHOS DE AUTOR - COPYRIGHT ©
© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - ALL RIGHTS RESERVED ©

Todas las imágenes que aparecen en este blog son propiedad exclusiva de su autor y están protegidas por la legislación española y los acuerdos internacionales sobre los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, no pueden ser descargadas, reproducidas y/o modificadas sin el consentimiento expreso y por escrito del autor. En caso de estar interesado/a en alguna de ellas, ponte en contacto.



Si te reconoces en alguna fotografía y no deseas aparecer aquí, dímelo y estudiaré su retirada a la mayor brevedad posible.

15 comentarios:

Bob Bushell dijo...

Beautiful image Miguel. I hope that the two men were allowed to stole the flowers and the candlestick holder??????

Miguel dijo...

Haha, no. I think they were members of some brotherhood of the Church.
A Hug

josep dijo...

Supongo que la imagen te ha recordado el pasado.
Para mi son recuerdos demasiado antíguos y no precisamente felices. La escuela (pública) de los años sesenta era todo menos alegre por muchas canciones y himnos que nos hicieran cantar.
La imagen, marca de la casa, es decir extraordinária.
Un abrazo Miguel.

Miguel dijo...

Amigo Josep, yo tuve mucha suerte. Conseguí una beca (becario rural) y como en toda la provincia no había institutos más que en Salamanca me enviaron con un pequeño grupo de becarios rurales como yo al Colegio Marista de Salamanca, internos por supuesto. Allí recibimos una buena formación y educación y bastante aséptica para la época. Misa los domingos, eso sí, pero poco más.
Un fuerte abrazo.

Carlos Portillo - podi dijo...

Quizás sí, parece algo como lo que sugiere Bob pues van en dirección contraria a la entrada pero vaya, probablemente no.
La fotografía, muy nítida y buena.

De nuevo de viaje,... espero que menos convulso que el anterior.
podi-.

Kaya dijo...

These two men are leaving the church with flowers... They look so determined. This is a very interesting photograph and very candid. You composed it so beautifully. I like also that you made a choice to edit this photograph in black and white. It has more impact this way.

Wish you a nice week and creative.

Catalin dijo...

A good street image.

El pare dijo...

Una imagen muy interesante, con infinidad de detalles a observar.
Destaco los dos caballos... me explico, a la izquierda el famoso caballo blanco de Santiago y en la parte inferior, en el centro de la imagen, a primera vista he visto el caballo negro. La sombra del hombre con el candelabro en una mano y las flores en la otra, me muestra un caballo con las crines al viento.
La gama de grises es magnífica, con el sello de la casa.
Saludos.

Carmen Cascón dijo...

Pero, no em digas, Miguel, que fuiste a los salesianos de Béjar. ¡Qué raro, jejej! La mayoría de los bejaranos varones a partir de 40 años, más o menos, fue a ese colegio. Y la impronta que queda de las experiencias de la infancia y adolescencia son difíciles de olvidar.
Un saludo

Miguel dijo...

¿Los Salesianos, Carmen? ¡Ni lo quiera Dios! Jaja, es broma Carmen, soy ex alumno Marista y, aunque parezca un contrasentido, muy orgulloso de las tres humildes violetas de nuestro emblema.

H. FRAGUA dijo...

Como siempre me quedo embobada viendo tus imagènes y las historias ( a arte de la escrita) que en ella hay.. Da mucho mas de si.. Un besazo MIguel y buen viaje :)

Fernando Álvarez Díaz dijo...

Una imagen estupenda tanto por la instantánea como por ese magnífico blanco y negro, cosas por otro lado nada raras en tus fotos.
Buen verano, me tomo un descanso Miguel
Un abrazo

VENTANA DE FOTO dijo...

Más bien que llevar flores, parecen retirarlas yq que caminan en dirección contraria del templo. Muy buena historia para una extraordinaria imagen.

Besos

Oriol Ortiz dijo...

Magníficencia técnica, como siempre, Miguel. En lo personal, me temo que mi experiencia y mis recuerdos me acercan más a Josep que a tí...

Laura. M dijo...

Recuerdos de esos meses de mayo en el colego donde había que cantarla y llevar flores a María...
Estupenda Miguel
Beos.